HABLEMOS DE DISRUPTORES ENDOCRINOS

Una exposición temprana a los disruptores endocrinos afecta las funciones  reproductivas futuras - Salud y bienestar

En 1920 nace los PCB (creado por el hombre), como un «boom» en la época de la industrialización, estos compuestos se hallan en todas partes de nuestros hogares, años más tarde se encuentra las primeras señales de lo que luego llamaron «disruptores endocrinos» , En 1979, Estados Unidos prohibió la producción de PCB, pero para entonces ya se habían dispersado por el medio ambiente cerca de 150 millones de litros, el equivalente al peso de unos 8.000 autobuses escolares.

El sistema endocrino es el conjunto de órganos y tejidos que segregan las hormonas de nuestro cuerpo. Estas hormonas que se liberan en el torrente sanguíneo regulan las diferentes funciones de nuestro organismo actuando como si fueran señales químicas. Cuando este sistema endocrino se ve alterado por agentes externos o contaminantes se produce una alteración que genera enfermedades como pubertad precoz, diabetes, enanismo o problemas de tiroides. Estas sustancias químicas que alteran el sistema hormonal tanto de seres humanos como de animales son los disruptores endocrinos.

Los disruptores endocrinos son sustancias químicas capaces de alterar el equilibrio hormonal y la regulación del desarrollo embrionario y, por tanto, con capacidad de provocar efectos adversos sobre la salud.

Además, si la exposición a estas sustancias se produce durante la época de crecimiento o de desarrollo de la pubertad y aparato reproductor la alteración es mayor. Es por eso que se han detectado numerosos casos de pubertad precoz en niñas de apenas 7 años debido a la sobreexposición a pesticidas y alimentos contaminados.  

Otro problema es que son acumulables y hereditarios, de manera que si la madre tiene estas sustancias en su cuerpo las pasará a sus hijos probablemente. De hecho, esto es algo muy preocupante y estudios como el del equipo avilés de investigación del proyecto Cohorte Infancia y Medioambiente a embarazadas, demostró que el 100% de las gestantes presentaban niveles en su sangre de plaguicidas e insecticidas como el DDT y que todas ellas transmitieron esa ‘herencia’ química a su hijo a través de la placenta y del cordón umbilical. Este mismo equipo investigó los efectos de los disruptores endocrinos en la salud de los niños constatando la relación de estas sustancias con el desarrollo de sobrepeso y obesidad en los pequeños. «El 30% de los quinientos niños de nuestro estudio presentaron sobrepeso u obesidad. Y de estos, un 20%, además, ya mostraban factores de riesgo de problema cardiovascular como triglicéridos y colesterol», afirma la doctora Tardón. 

Y no solo las personas son afectadas por esto. Sino que los animales también se ven alterados por estos disruptoressobretodo los marinos, debido a la cantidad de tóxicos que llegan a las aguas que las depuradoras no pueden eliminar. Es por ello desde el 2007 se lleva observando casos de feminización en peces de la costa vasca en Urdaibai, mientras que los análisis más recientes confirman que este proceso se están dando también en otros estuarios. Los datos principales de esta investigación han sido publicados en las revistas especializadas Marine Environmental Research y Science of the Total Environment.  

Ni que decir que la fertilidad es crucial para la supervivencia de cualquier especie pero, en especial, para el oso polar, dado su índice de reproducción especialmente lento en comparación al del resto de mamíferos marinos.

DISRUPTORES ENDOCRINOS cap. 27ª. CROMO IV ...

Deja una respuesta